De Interes

Texto extraído de la conferencia virtual para la universidad ESCOLME, dictada el jueves 21 de mayo de 2020 a las 4:00pm.

La información que se presenta a continuación, pretende visibilizar la situación de la violencia sexual en los niños, niñas y adolescentes en nuestra ciudad, retomando definiciones propuesta por el ICBF, propuesta de prevención de la Alcaldía y rutas de atención del sistema de salud. 

DEFINICIONES

Violencia sexual: todo acto o comportamiento de tipo sexual ejercido sobre un niño, niña o adolescente, utilizando la fuerza o cualquier forma de coerción física, psicológica o emocional, aprovechando las condiciones de indefensión, de desigualdad y las relaciones de poder existentes entre la víctima y agresor.

La violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes se expresa a través de diversas formas:

  • Actos sexuales: son todas aquellas acciones o comportamiento sexuales donde no existe penetración del miembro viril por vía anal, vaginal u oral o la penetración vaginal o anal con cualquier otra parte del cuerpo humano u otro objeto.
  • Acceso carnal: de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 212 del Código Penal, el acceso carnal se define como la penetración del miembro viril por vía anal, vaginal u oral, así como la penetración vaginal o anal de cualquier otra parte del cuerpo humano u otro objeto.
  • Acoso sexual: Hace referencia al conjunto de acciones y comportamientos de tipo verbal o no verbal, escrito, físico o virtual con contenido sexual en donde se hostigue, acose, humille, asedie, ofenda, persiga a alguien; también puede contener acercamientos corporales u otras conductas físicas de tipo sexual dirigido a un niño, una niña o adolescente, aprovechando condiciones o relaciones de autoridad o de poder, edad, sexo, posición social, familiar o económica. Esta conducta se encuentra tipificada como delito en el artículo 210 A del Código Penal.
  • Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes ESCNNA: vulneración a los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes que comprende la violencia sexual ejercida por adolescentes o adultos, mediada por una remuneración en dinero o en especie al niño o niña o a una tercera o varias personas. El niño o niña es tratado como un objeto sexual y una mercancía. La explotación sexual comercial constituye una forma de coerción y violencia contra los niños, niñas y adolescentes, que generalmente viene acompañada de otras formas de violencia (física, psicológica y simbólica).
  • Matrimonio temprano: El matrimonio temprano comprende toda unión oficial o de hecho a temprana edad, donde una o ambas personas son niños, niñas y adolescentes. Aunque en Colombia las uniones oficiales pueden llevarse a cabo por personas menores de edad siempre y cuando sean mayores de 14 años y cuenten con la autorización expresa de sus progenitores, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, sugiere establecer una edad mínima para la celebración del matrimonio, que propenda por el sano crecimiento y formación de los niños y niñas. Es por ello que, la recomendación expresa es que la edad mínima para contraer matrimonio debe ser 18 años tanto para el hombre como para la mujer.

OTRAS FORMAS DE VIOLENCIA SEXUAL

  • Esclavitud sexual: Se debe entender como el ejercicio de uno de los atributos del derecho de propiedad (comprar, vender, intercambiar, prestar) por medio de la violencia, para que un niño, una niña o adolescente realice actos de naturaleza sexual.
  • Embarazo forzado: Se entenderá como todo sometimiento mediante el uso o la amenaza de violencia física o psicológica contra una niña, adolescente o mujer a la que se ha dejado embarazada por la fuerza para que continúe con la gestación.
  • Desnudez forzada: Entendida como la obligación por medio de la violencia a desnudarse total o parcialmente o a permanecer desnuda.
  • Aborto forzado: Interrumpir u obligar a interrumpir el embarazo de una niña, adolescente o mujer sin su consentimiento.
  • Esterilización forzada: todo sometimiento mediante el uso o la amenaza del uso de la violencia física o psicológica para la esterilización.

Cualquier niño, niña o adolescente puede ser víctima de abuso sexual, sin importar su edad (incluso bebés), su etnia, religión o clase social.

Cuando un niño, niña o adolescente es víctima de abuso sexual, las consecuencias pueden ser distintas según su edad, teniendo en cuenta factores como la comprensión que él o ella tengan de lo que les sucede, y la respuesta que recibe de los adultos cercanos cuando se enteran de lo que les está pasando.

Algunas formas de prevenir la violencia sexual en los niños, niñas y adolescentes

El abuso sexual infantil es un delito y los adultos somos responsables de evitar que siga sucediendo. Aquí les dejamos 12 maneras para prevenirlo: 

Autocuidado: háblales sobre sus partes íntimas y diles que ningún adulto las puede tocar ni obligarlos a que se las muestre. Si conocen su cuerpo, lo harán respetar.

Relación de confianza: respétalos, dialoga y comparte todos los días con ellos. Si se sienten amados podrán confiar en ti y cuando sientan que algo les afecta, serás el primero en saberlo.

Límites: enséñales que tienen derecho a decir NO cuando les pidan hacer algo que no quieren. Tienen derecho a rechazar un beso o una caricia cuando no les guste, así sea de un familiar.

Cero secretos: demuéstrale que siempre pueden expresar cómo se sienten y que no deben que guardar ningún secreto a nadie, esa es la estrategia del abusador. Si comprenden la importancia de la verdad, serán capaces de decir lo que sienten sin temor a que no les crean.

Dormir solos: los niños nunca deben dormir con adolescentes o con adultos (sin importar si son familia o no).

Entorno seguro: tenga claro quiénes son sus vecinos y conocidos, pues todos se constituyen en una red de protección.

Redes sociales: habla con ellos sobre los riesgos de internet (pornografía, extorsión y explotación sexual y comercial). Acompáñalos cuando naveguen por Internet e infórmate.

Conoce sus gustos: identifica sus juegos y hobbies preferidos, y oriéntelos cuando se enfrenten a situaciones desconocidas.

Ojo a los regalos: pregúntales siempre quién les da regalos y por qué. Enséñales que hay regalos que expresan el cariño de los más cercanos, y regalos de personas con otras intenciones.

Por fuera de casa: conoce los recorridos que hacen los niños camino a la escuela y al parque; al igual que los sitios que frecuentan, para prevenir posibles riesgos.

Revisa siempre: cómo llegan del colegio o del centro infantil. Su ropa, su cuerpo y su estado de ánimo podrán decirte cómo pasaron el día. Si sienten que sus vidas importan, fortalecerán su autoestima.

Línea de ayuda: pídales que se aprendan los números telefónicos de las personas en las que confía su familia.

Principales signos y síntomas identificables en la violencia sexual

A nivel físico:

  • Dolor en los genitales.
  • Moretones, hematomas en partes del cuerpo o en el área genital.
  • Enrojecimiento o daño en ano o vagina.
  • Pérdida del control de esfínteres cuando ya se tenía.
  • Irritación, picazón, dolor, mal olor, flujo de sangre en el área vaginal o anal.
  • Infecciones urinarias.
  • Enfermedades de transmisión sexual.

A nivel comportamental:

  • Se refiere a los cambios repentinos que puede tener un niño, niña o adolescente en su comportamiento como:
  • Agresividad.
  •  Temor o miedo a algunas personas.
  • Conductas eróticas tempranas (masturbación, tocamiento con pares, expresiones verbales de situaciones que no corresponden con su edad).
  • Conductas de autoagresión.
  • Interés excesivo por juegos sexuales.

A nivel emocional:

  • Se evidencia en cambios en el estado de ánimo.
  • Tristeza.
  • Depresión.
  • Temor a estar solo o a quedarse con alguna persona.
  • Incapacidad de expresar lo que siente.
  • Dificultades para dormir, pueden tener pesadillas.
  • Cambios en el apetito.
  • Ideas suicidas

Activación de rutas

Ante la sospecha de un caso de violencia sexual tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

La primera y más relevante decisión es apartar al niño, niña o adolecente del agresor.

¿Cómo reaccionar ante un caso de violencia sexual?

• Mantenga la calma para no generar angustia o sentimiento de culpa.
• Escuche y crea todo lo que el niño dice.
• Permita que el niño exprese sus sentimientos.
• Exprésele afecto y dígale palabras que puedan tranquilizarlo.
• Explíquele que no es responsable de lo sucedido.
• Acuda a las autoridades.

Alternativas para iniciar la ruta de atención

• Llévelo cuanto antes al centro de salud más cercano.
• Vaya con el niño al CAIVAS (Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual), ubicado en carrera 44 A # 31 – 156, para recibir atención integral y tramitar la denuncia. Si necesita hacer la denuncia en las noches o durante el fin de semana, diríjase al búnker de la Fiscalía (carrera 64C #67-300).
• Diríjase a la Comisaría de Familia (cuando el presunto agresor pertenece al hogar) o a la Defensoría de Familia del ICBF (si no pertenece al hogar), para realizar la denuncia.
• Reporte la situación llamando al 123 y solicitando que le comuniquen con la  línea SOCIAL de la Alcaldía de Medellín o llamando al 141 del ICBF.
• Un caso de violencia sexual deberá ser atendido siempre a través de un servicio de urgencias, independientemente del tiempo transcurrido desde el suceso.

Para tener en cuenta en las primeras horas:

• Si la víctima recibe atención médica antes de 72 horas de ocurrida la agresión sexual, se le podrá realizar profilaxis para disminuir el riesgo de contagio de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y VIH, suministrar anticoncepción de emergencia y realizar la toma de material probatorio que servirá para el proceso judicial contra el abusador.


• Si recibe atención médica 72 horas después del acto violento, se le debe ofrecer atención médica, en salud mental, asesoría para IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), y se deberán realizar las remisiones pertinentes a los diferentes especialistas.

Aunque existen tres instituciones principales que atienden los casos de violencia sexual, nuestra responsabilidad como adultos, es proteger a los niños y niñas, somos corresponsables en la protección de sus derechos. La violencia sexual es un delito ¡Denunciemos!

Referencias

Alcaldía de Medellín. (s.f). Prevención del abuso sexual. Recuperado de https://www.medellin.gov.co/irj/portal/medellin?NavigationTarget=navurl://2fe871731884765eeca7949bbbfd18e3

ICBF. (2018). Lineamiento técnico para la atención a niños, niñas y adolescentes, con derechos amenazados o vulnerados, víctimas de violencia. Aprobado mediante Resolución N° 6022 de 30 de diciembre de 2010 y modificado mediante resolución N°8376 de julio 4 de 2018. Recuperado de https://www.icbf.gov.co/sites/default/files/procesos/lm18.p_lineamiento_tecnico_programa_especializado_de_atencion_victimas_de_violencia_sexual_v2.pdf

Ministerio de Salud y Protección Social. (2012). Multimedia violencias; Modelo de atención integral para víctimas de violencia sexual. Guías y Protocolos para el abordaje integral de las violencias, violencia basada en género. Recuperado de https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/paginas/freesearchresults.aspx?k=violencia%20sexual&scope=Todos

Redes
Dejar un comentario

Back to top